Hi

¡Hola!, soy Kenia

Mi acta de nacimiento dice que mi primer respiro lo di en un lugar que se llama como una salsa picosa: Tabasco. Pero a mi mamá le consta que fue en Veracruz, cerca de un paisaje de dunas.  Crecí en el semidesierto de Querétaro, México. Luego de la escuela, las tardes eran pura recreación corriendo de aquí para allá, buscando serpientes debajo de las rocas y coleccionando plantas espinosas.

Cuando cumplí 11, nos mudamos a una ciudad petrolera llamada Salamanca, Guanajuato. Ahí noté que el mundo era ancho y que podía oler a azufre. En esos días, además, descubrí la literatura, me obsesioné con Frida Kahlo (leí todas las biografías que encontré) y comencé a escribir.

A los 17 años me mudé a la ciudad de Querétaro para estudiar Comunicación. Un año después, me volví a mudar. Ahora a Chiapas. Aquél, me parecía (y aún pienso que es) un lugar de otro mundo.

Gracias a la jubilación de mi papá —y a la oportunidad de terminar la carrera en otro país— viajé a España. Ahí aprendí que las bibliotecas son un derecho humano, que el vino relaja, que el acento más melancólico se habla en La Coruña y que estar lejos del país de uno puede ser insoportable.

En la universidad aprendí la fascinante historia del periodismo y leí a algunas de sus primeras y brillantes periodistas mujeres. Escribí, hice radio, maqueté revistas, cree páginas web y blogs. Todas esas experiencias me formaron y hoy son mi talismán.

Desde entonces he trabajado como editora, escritora y traductora en el mundo impreso y digital. Mi motivación hoy es ayudar a otras personas a encontrar su voz y diseminarla a través de distintas plataformas.

Esta soy yo a los siete años redactando uno de mis primeros textos. En el video le preguntó a mi papá: “¿saqué es con zeta?” laughing.

Tu contenido es tu voz

¡Hablemos!

Desarrolla eficazmente la comunicación de tu proyecto

Potencializa tu creatividad

Logra que tu proyecto llegue a más gente

Conecta mejor con tu público objetivo